Nov 20

Planificación para una nueva era en la comunicación de la astronomía

Grupo de unos 30 comunicadores que asistieron a la Cumbre GEMMA sobre Comunicaciones, que se realizó los días 7 y 8 de noviembre, en Baltimore, EEUU. Al fondo (izq a der): Martin Hendry (LIGO), Richard Terrile (JPL), Christine Pulliam (STScI/NASA), Swati Sureka (NSF), Matthew Dudley (Johns Hopkins University), Ivy Kupec (NSF), Peter Edmonds (Chandra/NASA), Janice Harvey (NSF’s OIR Lab/Gemini), Dave Finley (NRAO), Iris Nijman (NRAO), Joshua Chamot (NSF), Robert Hurt (Caltech/IPAC), Elizabeth Landau (JPL), Gordon Squires (TMT), Whitney Clavin (Caltech), Shari Lifson (AURA), Ethan Siegel (Blogger, Forbes), Megan Watzke (Chandra/NASA), Ranpal Gill (LSST), Amanda Kocz (GMT), Peter Michaud (con el logo NSF logo, NSF’s OIR Lab/Gemini), Janesse Brewer (facilitador, 23.4 Degrees), Ray Villard (STScI/NASA), John Blakeslee (NSF’s OIR Lab/Gemini). Al frente (izq a der: Lars Lindberg Christensen (NSF’s OIR Lab), Rick Fienberg (AAS), Pamela Gay (PSI), Heidi Hammel (AURA), Chris Davis (NSF). Faltan Nancy Levenson (STScI) y Hussein Jirdeh (STScI/NASA). Crédito: NSF’s OIR Lab/NSF/AURA

A principios de noviembre, el proyecto GEMMA (Gemini in the Era of Multi-Messenger Astronomy) reunió a profesionales de la comunicación científica para analizar las oportunidades y desafíos únicos que plantea la comunicación de la Astronomía Multimensajera y de Dominio del Tiempo, dos campos de la astronomía en plena expansión. Esta cumbre de comunicadores, financiada por la Fundación Nacional de Ciencias de los Estados Unidos, contó con la presencia de más de 30 participantes, y se llevó a cabo durante dos días en el Space Telescope Science Institute (STScI), una instalación gestionada por AURA en Baltimore, Maryland. 

Hasta mediados del siglo XX nuestra visión del Universo se limitaba casi exclusivamente a la estrecha banda de luz que penetra la atmósfera de la Tierra, visible ya sea a simple vista o con placas fotográficas sensibles instaladas en el foco de telescopios cada vez más grandes. La primera expansión importante de nuestra visión surgió con el desarrollo de la radioastronomía, la cual condujo a la comprensión de que el Universo podría tener un aspecto muy diferente al observarse con diferentes “ojos” sintonizados con otro tipo de radiación. Desde entonces, los astrónomos han estudiado el Universo en todas las longitudes de onda y esta visión más integral en “múltiples longitudes de onda” ha producido una imagen fantástica y, a menudo, increíblemente hermosa del Universo, de una riqueza inimaginable. 

No obstante, en la última década se han realizado descubrimientos con “mensajeros” del espacio que trascienden los fotones de la luz: partículas de galaxias distantes, neutrinos de nuestro Sol y supernovas y, más recientemente, ondas en el espacio-tiempo mismo, conocidas como ondas gravitacionales. Actualmente utilizamos el término Astronomía Multimensajera cuando los astrónomos detectan el mismo objeto o evento con luz y partículas, luz y ondas gravitacionales, partículas y ondas gravitacionales, o las tres al mismo tiempo. A medida que avanza la ciencia en estos tres campos, estos eventos de mensajeros múltiples revelarán un panorama aún más completo del Universo y podremos conocer nuestra historia cósmica con mayor profundidad de la que podrían brindar estas señales individuales, o mensajeros, en forma aislada.

Al mismo tiempo, la astronomía ha logrado una creciente comprensión sobre la naturaleza dinámica del Universo. Las cosas que “se alteran en la noche” no son nuevas: los cometas, estrellas fugaces y planetas se han observado y discutido durante décadas y siglos. Sin embargo, nuestro Universo a mayor escala parecía estático y que solo evolucionaba en escalas de tiempo cosmológicas. En las últimas décadas se ha descubierto que existe mucha más acción de la prevista y, a veces en poco tiempo, como en días, horas, segundos o menos. Las supernovas explotan, el brillo de las estrellas cambia, los estallidos y el resplandor de novas se observan en regiones alrededor de agujeros negros. A principios del 2020, el Gran Telescopio para Rastreos Sinópticos (LSST), financiado principalmente por NSF y DOE, iniciará una misión de diez años que producirá un mapa fotométrico profundo, amplio, en multibandas de la mitad del cielo aproximadamente. Se espera que el LSST produzca 10 millones de “alertas” transitorias de estos fenómenos cambiantes cada noche despejada, marcando el comienzo de una era dorada para la astronomía del dominio del tiempo.  

La forma tradicional de hacer astronomía, mediante la cual los astrónomos viajan hasta un telescopio, toman un espectro de una galaxia y regresan para estudiarlo, continuará por muchas décadas, pero es probable que se realicen grandes descubrimientos mediante grandes estructuras científicas en amplias colaboraciones, y posiblemente cada vez más en campos nuevos como la astronomía multimensajera y de dominio temporal. Como la materia normal explica solamente el 5% del Universo, el 95% restante es apenas conocido. Quién sabe qué nuevos tipos de física surgirán de estas dos áreas emergentes de la astronomía, lo cual conlleva enormes oportunidades y desafíos para los comunicadores científicos. Asimismo, está claro que se ha producido un cambio en las necesidades comunicacionales de nuestra sociedad y sus ciudadanos. 

Los participantes de la cumbre GEMMA llevaron a cabo un amplio debate, incluyendo el establecimiento de bibliotecas de recursos de comunicación compartidos y protocolos para comunicados de prensa y comunicación mediática, hasta la posibilidad de establecer una red profesional para los involucrados en la comunicación de la astronomía multimensajera y de dominio temporal. Los participantes también compartieron su experiencia a través de presentaciones en detalle sobre temas como: el futuro científico de la astronomía multimensajera y de dominio del tiempo; qué prever para el inicio de operaciones del Large Synoptic Survey Telescope (LSST); los desafíos para la prensa escrita tradicional; comunicación científica a través de los nuevos medios de comunicación social; y lecciones aprendidas de comunicados anteriores sobre descubrimientos con astronomía multimensajera y del dominio del tiempo. 

El equipo GEMMA y el personal de NSF agradecen especialmente al STScl por su gran ayuda con la logística y la coordinación en las instalaciones. El programa GEMMA es financiado mediante aportes de la Fundación Nacional de Ciencias para fomentar el liderazgo del Observatorio Gemini en la era de la astronomía multimensajera. El programa está diseñado para maximizar las sinergias con las instalaciones transformadoras que se podrán en línea en un futuro próximo. Los proyectos de GEMMA se centran específicamente en campos de alta resolución espacial, la astronomía de respuesta rápida y comunicaciones. Gemini forma parte del Laboratorio Nacional de Investigación para la Astronomía Óptica-Infrarroja de la NSF que se inauguró recientemente. 

Contactos

Peter Michaud
Head of NewsTeam
Laboratorio Nacional de Investigación para la Astronomía Óptica-Infrarroja de la NSF
Tel: +1808-974-2510
Cell: +1 808 936-6643
Email: pmichaud@gemini.edu

es_CLSpanish
en_USEnglish es_CLSpanish